30 Cada mañana y cada tarde debían estar presentes para agradecer y alabar al SEÑOR.