25 Cada siete días, sus parientes que vivían en las aldeas se turnaban para ayudarlos.