21 No les escribo porque ignoren la verdad, sino porque la conocen y porque ninguna mentira procede de la verdad.