20 que aunque nuestro corazón nos condene, Dios es más grande que nuestro corazón y lo sabe todo.