14 y se fue tras el hombre de Dios. Lo encontró sentado debajo de una encina, y le preguntó:—¿Eres tú el hombre de Dios que vino de Judá?—Sí, lo soy —respondió.