6 Entonces el rey le dijo al hombre de Dios:—¡Apacigua al SEÑOR tu Dios! ¡Ora por mí, para que se me cure el brazo!El hombre de Dios suplicó al SEÑOR, y al rey se le curó el brazo, quedándole como antes.