24 A un cierto Sémer le compró el cerro de Samaria por sesenta y seis kilosa de plata, y allí construyó una ciudad. En honor a Sémer, nombre del anterior propietario del cerro, la llamó Samaria.