4 y caminó todo un día por el desierto. Llegó adonde había un arbusto,a y se sentó a su sombra con ganas de morirse. «¡Estoy harto, SEÑOR! —protestó—. Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados».