22 Más tarde, el profeta se presentó ante el rey de Israel y le dijo: «No se duerma usted en sus laureles;a trace un buen plan, porque el año entrante el rey de Siria volverá a atacar».