3 “Tu oro y tu plata son míos, lo mismo que tus mujeres y tus hermosos hijos”».