32 Se presentaron entonces ante el rey de Israel, se rindieron ante él y le rogaron:—Su siervo Ben Adad dice: “Por favor, perdóname la vida”.—¿Todavía está vivo? —preguntó el rey—. ¡Pero si es mi hermano!