24 Al oír esto, Sedequías hijo de Quenaná se levantó y le dio una bofetada a Micaías.—¿Por dónde se fue el espíritua del SEÑOR cuando salió de mí para hablarte? —le preguntó.