49 oye tú su oración y su súplica desde el cielo, donde habitas, y defiende su causa.