3 Cada año Elcaná salía de su pueblo para adorar al SEÑORTodopoderoso y ofrecerle sacrificios en Siló, donde Ofni y Finés, los dos hijos de Elí, oficiaban como sacerdotes del SEÑOR.