21 Por un arado o un azadón cobraban ocho gramos de plata, y cuatro gramosa por una horqueta o un hacha, o por arreglar las aguijadas.