22 Así que ninguno de los soldados israelitas tenía espada o lanza, excepto Saúl y Jonatán.