44 —Jonatán, si tú no mueres, ¡que Dios me castigue sin piedad! —exclamó Saúl.