37 El SEÑOR, que me libró de las garras del león y del oso, también me librará del poder de ese filisteo.—Anda, pues —dijo Saúl—, y que el SEÑOR te acompañe.