2 »Nadie es santo como el SEÑOR;no hay roca como nuestro Dios.¡No hay nadie como él!