32 David le dijo entonces a Abigaíl:—¡Bendito sea el SEÑOR, Dios de Israel, que te ha enviado hoy a mi encuentro!