4 En efecto, cuando Saúl se enteró de que David había huido a Gat, dejó de perseguirlo.