26 Al amanecer, a la hora de levantarse, Samuel habló con Saúl en ese mismo lugar:—¡Levántate! —le dijo—; ya debes partir.Saúl se levantó, y salieron de la casa juntos.