3 Nuestra exhortación no se origina en el error ni en malas intenciones, ni procura engañar a nadie.