8 ¡Ahora sí que vivimos al saber que están firmes en el Señor!