3 La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual;