12 El diácono debe ser esposo de una sola mujer y gobernar bien a sus hijos y su propia casa.