18 Pero tan cierto como que Dios es fiel, el mensaje que les hemos dirigido no es «sí» y «no».