22 nos selló como propiedad suya y puso su Espíritu en nuestro corazón como garantía de sus promesas.