14 Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz.