28 Y como si fuera poco, cada día pesa sobre mí la preocupación por todas las iglesias.