8 Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados;