6 Los jefes israelitas y el rey confesaron con humildad:—¡El SEÑOR es justo!