8 Con sus alas extendidas sobre ese lugar, los querubines cubrían el arca y sus travesaños.