20 Ante todo, tengan muy presente que ninguna profecía de la Escritura surge de la interpretación particular de nadie.