6 Por la palabra y el agua, el mundo de aquel entonces pereció inundado.