21 Eliseo fue al manantial y, arrojando allí la sal, exclamó:—Así dice el SEÑOR: “¡Yo purifico esta agua para que nunca más cause muerte ni esterilidad!”