4 No había salido Isaías del patio central, cuando le llegó la palabra del SEÑOR: