18 El niño creció, y un día salió a ver a su padre, que estaba con los segadores.