15 Luego Naamán volvió con todos sus acompañantes y, presentándose ante el hombre de Dios, le dijo:—Ahora reconozco que no hay Dios en todo el mundo, sino solo en Israel. Le ruego a usted aceptar un regalo de su servidor.