3 Pero uno de ellos le pidió:—Acompañe usted, por favor, a sus servidores.Eliseo consintió