2 El ayudante personal del rey replicó:—¡No me digas! Aun si el SEÑOR abriera las ventanas del cielo, ¡no podría suceder tal cosa!—Pues lo verás con tus propios ojos —le advirtió Eliseo—, pero no llegarás a comerlo.