35 Pero cuando fueron a enterrarla, no encontraron más que el cráneo, los pies y las manos.