22 ¡Jamás volvía el arco de Jonatánsin haberse saciado con la sangre de los heridos,ni regresaba la espada de Saúlsin haberse hartado con la grasa de sus oponentes!