39 y cuando se consoló por su muerte, comenzó a sentir grandes deseos de ver a Absalón.