10 —Si alguien te amenaza —insistió el rey—, tráemelo para que no vuelva a molestarte.