8 —Regresa a tu casa, que yo me encargaré de este asunto —respondió el rey.