20 Al mirar hacia atrás, Abner preguntó:—¿Acaso no eres tú, Asael?—¡Claro que sí! —respondió.