24 Pero el rey le respondió a Arauna:—Eso no puede ser. No voy a ofrecer al SEÑOR mi Dios holocaustos que nada me cuesten. Te lo compraré todo por su precio justo.Fue así como David compró la parcela y los bueyes por cincuenta monedasa de plata.