34 ¡No tenías atadas las manosni te habían encadenado los pies!¡Caíste como el que cae en manos de criminales!»Y el pueblo lloró aún más.