4 Y al acordarme de tus lágrimas, anhelo verte para llenarme de alegría.